Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Sinónimos", en todas partes cuecen habas

Lunes 10 de febrero de 2020, 11:08

Un joven israelí llega a la capital francesa renegando de su patria. Considera que el amor propio exacerbado e los suyos conlleva el odio a los demás. En París conoce a una pareja sin apuros económicos a los que cuenta sus historias, que tienen como denominador común las vivencias de Helena de Toya.

Acepto que a un tipo no le guste de su país y decida marcharse a otro para integrarse en él sin pronunciar una sola palabra más en su lengua materna. Me refiero al país en general, no a la actitud y responsabilidad de sus dirigentes porque de esa forma me imagino que el noventa por ciento de la población mundial estaríamos abocados a un éxodo permanente. Hablo de un israelí que no entiende a Israel y que piensa que el excesivo amor propio que sienten sus compatriotas se acompaña de un evidente odio hacia los demás.
Sinónimos, en todas partes cuecen habas


También acepto el humor absurdo, prácticamente surrealista, que lleva a ese inmigrante, que no es un refugiado político, a deambular por las calles de la Ciudad Luz con un diccionario de bolsillo y pronunciando sinónimos de cualquier palabra como si se tratase de una ametralladora. Lo más probable, como así sucede, es que esa misma persona llegue a la conclusión de que en el territorio de la libertad, la igualdad y la fraternidad también tenga motivos para decepcionarse, al igual que en cualquier otro punto del Globo.

Supongo que un filme de esas características es un argumento que no se puede dejar escapar para que gane un festival de campanillas, como así sucedió en Berlín. Máxime si la dirige un profesional de una cinematografía no muy valorada en este tipo de certámenes, como el israelí Nadav Lapid, por mucho que el respaldo económico sea francés. El responsable de La profesora de parvulario se muestra mucho más críptico, y también más disperso. Vuelve a centrarse en una obsesión y lo hace recurriendo a lo absurdo por lo que termina presentando un largometraje que se quiere o se odia, sin que haya muchas opciones de que nos quedemos en la zona templara.

Yoav -el debutante Tom Mercier- es el protagonista en cuestión. Llega aun piso vacío de París, se da un baño y le roban todas sus pertenencias. No importa, para eso están unos vecinos filántropos. Emile -Quentin Dolmaire- no tiene problemas económicos. Quiere escribir, pero le falta inspiración. Tampoco pasa nada, se la proporciona con sus historias el judío circuncidado que se pasa buena parte de la película con sus genitales al aire. Comparte la vivienda con Caroline -Louis Chevillotte-, una ejecutante de oboe que tiempo atrás se llevaba a la cama todo lo que encontraba.

El israelí terminará seduciendo a ambos mientras crece su descontento con la ciudad en la que se ha instalado y en la que luce un abrigo beige de piel de camello en el que insiste la puesta en escena. Como las camisas, los pantalones y los calzoncillos, se trata de un regalo de Emile cuando lo recogió aterido de frio en la bañera. Entre esas propuestas absurdas, Yoav relata en una de sus historias como en el ejército israelí practicaban la congelación.

Definitivamente, esta es una propuesta en la que hay que entrar, aunque también es muy fácil quedarse fuera. Una vez que conectas llegas a la conclusión de las partes superan al todo, de que cada secuencia por separado es mucho más atractiva que el conjunto. Además, va perdiendo fuerza a media que avanza y se convierte de manera gradual en una producción mucho menos brillante de lo que apuntaba en un principio.

Lapid juega con muchos de los recursos que ofrece el cine. No muestra una línea coherente en el plano técnico al igual de lo que ofrece en el guion. Alterna primeros planos con otros más abiertos, busca colocar la cámara en lugares complicados y su puesta en escena termina siendo apabullante por la generosidad y el vigor que propone. Claro que como espectador te preguntas si merece la pena ese evidente deterioro a lo largo de dos horas para que el renegado protagonista termine trabajando como guardia de seguridad junto a otros compatriotas, que ponen de relieve el amor propio que desprenden sus congéneres, y hasta encuentre colocación en la Embajada israelí.

Evidentemente, en todas partes cuecen habas, y la propuesta de Lapid lo demuestra, aunque no hiciera falta extenderse tanto, lo que no se justifica ni siquiera por las imágenes parisinas. Se trata de una historia con tintes autobiográficos, aunque él llegó a la capital francesa con una mano delante y otra detrás, sin visado, y con unos conocimientos rudimentarios del idioma. Si encontró a no a los equivalentes dadivosos de Emile y Caroline lo desconocemos.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Febrero
MIENTRAS DURE LA GUERRA
PARASITOS
MALEFICA: MAESTRA DEL MAL
TERMINATOR 2 EL JUICIO FINAL
1917
GEMINIS
COCO
TROYA
EL REY
PADRE DE FAMILIA TEMPORADA 4
> TOP Febrero <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2020
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información